La semana de súper poderes ¿y tú sabes cuál es?
Menstruación Mujer Preovulatoria

La semana de súper poderes

By

Vivir una semana de súper poderes es una gozada. Cuando tienes el gusto y el tiempo de sentirlos, es algo a lo que te puedes incluso a enganchar. Una adicción, tal cual. Y es que ¿quién no quiere ser súper héroe por un día?

Cada mes está la posibilidad de vivir unos días con súper poderes. Sí, increíble ¿verdad?. Puede que no sean siete días completos, porque los poderes tienen que llegar, notarlos, entonces usarlos y después van desapareciendo. Pero los días que los notas a tope de power… ¡Oh yeah baby! ¡Qué power!.

Ríete, que esto es una volada para quien quiera verlo así. Para mí es una realidad, así que vivo feliz. La semana de preovultaria es la semana de la súper energía.

¿Os acordáis de aquel Súper Ratón fortachón? Yo así me siento, una fortachona, vivaracha, risueña, adolescente y rejuvenecida Ana. Toma ya.

Preovulatoria poderosa o cómo puedo llenarme tanto de energía

Desde el día 7 al día 14 más o menos, nos encontramos en esta fase preovulatoria. A mi no me gusta centrarme en qué es lo que le pasa a tu físico a nivel hormonal, de flujo y demás, porque no es mi tema. A mi me gusta definir qué siente tu cuerpo.

Obviamente cada una es diferente y yo sólo te puedo hablar a partir de mi experiencia. Y es desde ahí desde donde te cuento mil cosas que pueden pasar en esta fase.

Qué te puede pasar en esta fase

Por ejemplo te puede pasar que eres capaz de sacar adelante mucho trabajo acumulado. Porque estás ágil, porque estás despierta, enfocada, cero dispersa y porque no «pierdes el tiempo» enredándote en emociones muy profundas. De hecho es que casi ni las entiendes. ¿Emocional yo? ¡JA!

Te puede pasar que te de por planificar tu próxima dieta, o apuntarte por fin al gimnasio o a ese deporte que tanto te llama la atención. También puedes descubrirte mirando por la ventana cada dos por tres preguntándote ¿por qué tengo tantas ganas de salir afuera?.

Quizá tengas unas repentinas y poderosas ganas de cervezas con las amigas, o te das cuenta de que puedes mantener largas conversaciones con tus hombres, y que lo que más quieras es reírte de todo y de ti. Te puedo asegurar que viviendo fuera esta es la parte que más echo de menos… ¡snif!

También cabe la posibilidad de que no pares de hablar, y hablar y hablar…

Si tienes hijos puede que te pase que no los quieras delante de repente -aquí un post sobre el tema-. O puede que incluso sea la semana en la que más pases de ir a visitar a esa persona que tanto te necesita y te toca ir a cuidar. No te castigues, puede ser normal.

Cabe la posibilidad que el día te dure más de 24 horas, porque haces y haces y haces. Es la época doer como se va conociendo por ahí. Así que sí, en esta fase los días dan para mucho, para todo lo que tú quieras.

Es posible que también te descubras planificando tareas sin parar, haciendo organigramas, flujogramas, ordenatodogramas, resumengramas, apuntesgramas, tareasgramas, y todos los gramas del mundo mundial.

Incluso puede que te den ganas de arrancarte la cabeza porque no puedes más con tanta actividad cerebral. Consejo, antes de arrancártela, sal a pasear, a correr, a bailar o a reírte por ahí bien lejos.

Ojo con pasarte

Ojito amiga porque en el equilibrio está siempre la salsa de la vida. Si te pasas, te lo pierdes, como decía el anuncio. Encontrar el equilibrio entre tanta actividad mental, tantas ganas de hacer cosas y el ansia por salir a la calle y estar al aire libre es la clave de esta fase, bajo mi punto de vista.

Si estás todo el día trabajando, explotarás. Si estás todo el día fuera al aire libre la mente te pedirá cosas que hacer. Así que ya sabes, balance.

¿Adictiva, en serio?

Sí, en serio, para mí es una fase que puede ser adictiva porque cuando ya has transitado por ovulatoria, premenstrual y menstrual llega un punto en que la ansías con ganas. Y es que sentir que tienes poderes es muy guay y cuando te das cuenta quieres tenerlos una y otra vez.

¿Puede ser diferente?

Claro que sí, la fase preovulatoria puede ser diferente en cada una. De hecho, si no has descansado bien en la fase menstrual, en la fase preovulatoria los primeros días te pedirán camita y manta. Y puede que vivas siete días con más energía de la normal pero sabiendo que tu cuerpo no va a poder seguir el ritmo.

También puede ser que esta fase para ti no tenga nada que ver con lo que escribo. En ese caso ¿me cuentas que te pasa? Prometo no decírselo a nadie 🙂

¿Cómo puedo yo empezar a potenciar al máximo mis cuatro mujeres en una?

Es fácil, puedes leer un poco este blog, o leer libros especializados en menstruación. Puedes buscar mentoras (yo te puedo recomendar alguna majísima) o puedes autoanalizarte a ti misma y seguir tu ritmo.

Aquí un post para beginners como yo en esto de sentir el ciclo menstrual.

¿Un consejo sobre esta etapa para aprovecharlo en tu vida personal? Planifícate el mes para que esta etapa cunda bien.

Incluso si eres deportista, hay entrenamientos específicos en esta semana que vienen súper bien para tu rendimiento -de hecho la conocida runner Isabel del Barrio tiene artículos sobre esto en su blog-. Si eres estudiante de oposiciones, si estás intentando crear una empresa, si trabajas por cuenta propia… Hay mil modos de aprovechar esta semana. Simplemente tienes que saber cuándo la tienes cada ciclo menstrual.

Te digo yo que es una auténtica pasada. Promise.

Si quieres saber más puedes escribirme, si quieres compartir también, y si quieres que nos contemos rollos macabeos, también.

Besos.

Photo by Kiana Bosman on Unsplash

You may also like

Comment (1)
  1. […] En algunas zonas en las que tribus ancestrales siguen manteniendo sus tradiciones y sus ritmos propios, se venera, se cuida y se respeta a las mujeres que están menstruando. ¿Y por qué? porque ellos siguen confiando en el poder que conlleva. Y no hablo de poder de súper fuerza, de traspasar paredes o volverse invisible. […]

    Reply

Post A Comment

Your email address will not be published.