Si hay algo en la vida que no se me da nada bien es definirme

Sí, definirme nunca se me ha dado bien, y tiene que ver con la idea de encontrar la definición «perfecta». Como esa definición no existe, nunca me quedo satisfecha con ninguna definición sobre mi. Así que entro en bucle.

Pero un día por fin me di cuenta de que los seres humanos somos cambio constante, entonces ¿para qué tenemos que definirnos? Seguramente lo que creamos que somos hoy no lo seremos mañana.

Soy una mujer normal y corriente, con las luces y las sombras propias de cada ser humano. No tengo nada más de especial que no puedas tener tú. Creé este espacio para expresarme con libertad y lo voy transformando y amoldando conforme considero. Esta es mi pequeña ventana al mundo.

¿Datos sobre mi? Nací en Alicante y ahora vivo en Gales -UK-. A día de hoy estoy casada y tengo tres hijas que me remueven el piso emocional y me destrozan la habitación siempre que pueden. Me roban los anillos, me dan muchos abrazos y besos pero también me gritan despiadadamente. Hagan lo que hagan las quiero hasta el tuétano, y a mi pareja también.

A día de hoy soy diseñadora gráfica y copywriter, estudié Publicidad y Relaciones Públicas, pero no descarto convertirme a otra cosa en unos años. Me gusta lo que hago pero mi cabeza pide más.

Desde siempre me ha gustado leer, culturizarme, saber más sobre temas que me van interesando y estudiar, estudiar y estudiar. Creo que se me da bien escribir y disfruto con ello mucho. Me gusta tener conversaciones de uno a uno bien sinceras, y cuanto más profundas mejor, por eso creo que cada vez más me estoy enamorando del formato #podcast. Pero ojo, que también sé hablar de deportes, de nutrición y de cosas más sencillas y mundanas.

Disfruto mucho del silencio, de la soledad y la serenidad. Me gusta la vida tranquila pero también me gusta reírme de mis intentos de «ser perfecta en todo». ¡Esto es de locos!

La verdad es que no se me ocurre nada más que decir. Si de verdad quieres saber quién soy hoy, te animo a que me escribas y me preguntes. Te contestaré sin problemas.

Un abrazo, Anita