Sobre mi

Si hay una parte que no sé gestionar en todo esto de la exposición pública -entendamos exposición pública como posibilidad de acceso de cualquier persona con internet disponible- es la definición de mi persona.

Sí, definirme nunca se me ha dado bien. Hablar de mí nunca me ha gustado. Me parece que cuando pongo palabras sobre «lo que soy» dejo cosas en el tintero o enfatizo ciertos comportamientos en detrimento de otros. Y esos otros comportamientos también soy.

La vida me enseña cada día que soy muchas cosas, y creo que todo el mundo es muchas cosas. Sean esas cosas etiquetadas como buenas, regulares o como malas por la sociedad.

Es decir, me puedo definir como generosa, porque sé que tengo una parte muy generosa en mí, pero también me puedo definir como egoista, pues hay veces que también me comporto así. ¿Si creo esto, cómo puedo definirme?.

Otra cosa que me «tira para atrás» de las autobiografías es la falta de objetividad. Y parece que como que necesito esa objetividad para estar tranquila con mi definición. Por lo tanto tengo esa sensación de que nunca voy a estar a gusto con mi propia definición.

Al final has entrado aquí quizá pensando que podrías conocer más sobre mí y vas a acabar el texto sabiendo quizá menos. Lo siento.

Si de verdad quieres saber quién soy te animo a que me escribas y me preguntes. Te contestaré sin problemas.

Un abrazo, Ana